Make your own free website on Tripod.com
La Configuración de DHCP

Welcome graphic

Alumnos
· Ascencios Ponce, Julia
· Atahualpa Berrios, Mauricio
· Carbajal Cordova, Mauricio
· Tacuse Begazo, Luis
Permita que DHCP asigne las direcciones IP

El servicio DHCP (Dynamic Host Configuration Protocol) de Windows NT es menos complicado de lo que parece. Si usted ha estado asignando manualmente las direcciones IP de los ordenadores en su red porque DHCP le parece demasiado complejo, debería saber que dedicar un par de horas en aprender un poco más sobre DHCP puede ahorrarle mucho tiempo y problemas a largo plazo. Puede encontrar más información sobre DHCP en el artículo «DHCP: Coja su número», publicado en noviembre de 1996, así como en el artículo publicado en este mismo número titulado "Restauración de los valores DHCP".

¿Qué es DHCP?
DHCP es un protocolo TCP/ IP que proporciona una asignación automática de las direcciones IP. (Es posible que el nombre Automatic IP Address Assignment sea más significativo que DHCP, pero AIAA parece más una llamada de auxilio de un administrador de redes que un acrónimo.) Para utilizar TCP/ IP en la red, un administrador debe proporcionar por lo menos tres datos para cada ordenador: la dirección IP, la máscara del subred y la dirección IP de la puerta de enlace predeterminada. Cada ordenador necesita una dirección IP única para usar TCP/ IP. Las direcciones asignadas deben estar en la subred correcta. Si usted se conecta a una red grande, se preguntará cómo determinar a qué subred se conecta. Sin embargo, el DHCP sabe desde qué subred proviene la solicitud de la dirección IP, por lo que no tiene problemas al asignar una dirección apropiada. Si la red utiliza el servicio WINS (Windows Internet Naming Service) y el sistema DNS (Domain Name System), el administrador deberá configurar también los ordenadores cliente con las direcciones IP de los servidores WINS y DNS.

El administrador de la red puede configurar manualmente cada sistema, o puede proporcionar los valores correctos y pedirle a los usuarios que configuren sus sistemas. Sin embargo, este último método es francamente arriesgado. El procedimiento más fácil y más seguro es configurar uno o más servidores DHCP para que asignen automáticamente direcciones IP y demás información necesaria a cada ordenador de la red. Este proceso implica la configuración del servidor, indicándole el rango de las direcciones a utilizar, estableciendo algunos parámetros adicionales y revisando periódicamente el servidor.

La instalación del servicio DHCP
DHCP se ejecuta en segundo plano, al igual que otros servicios de NT. Aunque instalar DHCP en un servidor NT, puede administrarlo desde una estación de trabajo. Los servidores DHCP deben tener direcciones IP fijas (estáticas), ya que no pueden asignarse direcciones IP a sí mismos. Un controlador de dominio de reserva (BDC) es casi siempre el mejor candidato para convertirse en servidor DHCP.

Para la instalación del servicio DHCP, deberá abrir la aplicación Red del Panel de Control. (Otra alternativa es presionar con el botón derecho del ratón el ícono de Entorno de red y seleccionar Propiedades.) Seleccione la pestaña de Servicios y presione Añadir. En la lista de Servicios de red escoja Microsoft DHCP Server y presione Aceptar. A continuación reinicie su equipo.

La configuración del servidor DHCP
Después de instalar el servicio DHCP, deberá configurarlo. Abra la herramienta Administrador DHCP que encontrará dentro del grupo de Herramientas administrativas. La Pantalla 1 muestra la ventana de diálogo del Administrador DHCP.

El componente clave de la configuración de DHCP es lo que se conoce como ámbito. Un ámbito es un rango de direcciones IP. Puede tener un ámbito distinto para cada subred. De esta manera, un ámbito debe contener completamente el rango de direcciones de una subred. Imaginemos que usted tiene disponibles las direcciones desde 10.0.0.2 hasta 10.0.0.100. Pero hay componentes en la red (por ejemplo, routers, impresoras, el propio servidor DHCP) que necesitan tener asignada una dirección IP estática. Para facilitar una adecuada organización, dentro de un mismo ámbito, el DHCP le permite especificar direcciones o rangos de direcciones IP que el servidor DHCP no pueda asignar.

Desde el menú del Administrador DHCP, seleccione Ámbito, Crear. A continuación aparecerá la ventana de diálogo Crear ámbito que se muestra en la Pantalla 2. Deberá escribir las direcciones IP que inician y finalizan el ámbito y proporcionar la máscara de subred del ámbito. A continuación, escriba las direcciones IP que desea excluir. Puede anotar un rango de direcciones o solamente una dirección (por ejemplo, la dirección usada por una impresora u otro componente de la red no reconocido por DHCP). Finalmente, deberá especificar la duración de esta concesión. (En otra sección posterior trataremos de las concesiones.) También puede asignar un nombre y comentario al ámbito. Estas opciones son útiles si posee varias subredes con ámbitos separados.

Cuando presione Aceptar y cierre la ventana de diálogo Crear ámbito, deberá especificar si desea activar inmediatamente el ámbito. En la mayoría de los casos, contestará afirmativamente. Sin embargo, si lo prefiere, puede configurar todos los ámbitos en un fin de semana y activarlos todos en una sola vez.

Al salir de la ventana de diálogo Crear ámbito, puede encontrarse con el mensaje de error No hay más datos disponibles. Este mensaje puede ignorarse. El nuevo ámbito aparecerá en la ventana del Administrador DHCP. Si ha activado el ámbito, el dibujo de una bombilla que aparece al lado del ámbito se tornará amarilla. No se preocupe si configuró un ámbito para las direcciones entre 131.107.2.100 y 131.107.2.199 y aparece únicamente un ámbito de 131.107.2.0. DHCP muestra simplemente el último octeto como un cero.

Puede parecer que el hecho de disponer de varios servidores DHCP reduntantes puede ayudarle a disponer de un entorno estable. Sin embargo, los servidores DHCP no pueden interactuar entre ellos sobre NT 4.0. Por lo tanto, si usted configura varios servidores con los mismos ámbitos, éstos asignarán las mismas direcciones IP. Es de esperar que este problema se corrija en las versiones futuras. En redes que cuentan con dos servidores que dan cada uno soporte a parte de la red, el administrador puede dividir las direcciones IP entre los servidores. Así, si un servidor está desconectado, por lo menos algunos usuarios podrán recibir direcciones IP.

Configuración de los clientes TCP/IP
La configuración de los clientes es fácil. Cuando instala un ordenador cliente e instala TCP/IP, el proceso le solicitará la configuración de la dirección IP. Usted deberá seleccionar la casilla que indica que la dirección IP se obtendrá de un servidor DHCP. La dirección asignada puede verse si escribe desde la línea de mandatos

ipconfig/all

Este mandato muestra la dirección IP del cliente, la dirección IP del servidor DHCP y las direcciones de los servidores WINS y DNS. Si desea ver únicamente la dirección IP, escriba

ipconfig

En un sistema Windows 98 o Windows 95, ejecute winipcfg.exe para ver la información de la dirección IP, la cual se muestra en una ventana gráfica.

La primera vez que se conecta un sistema DHCP cliente, el sistema envía una difusión para buscar un servidor DHCP. El cliente debe enviar una difusión ya que aún no posee una dirección IP y no conoce ninguna otra dirección. Los servidores DHCP contestan, a través de otra difusión, indicando una dirección IP. Los servidores DHCP responden de esta manera porque el cliente no posee una dirección IP. El cliente acepta una de las ofertas y contesta con otra difusión. En este momento, el cliente podría enviar mensajes directamente al servidor DHCP elegido, ya que ahora posee una dirección IP y conoce la dirección del servidor. Sin embargo, el mensaje de difusión informa a los demás servidores DHCP que un servidor ha atendido la petición del cliente. A continuación, el servidor DHCP envía al cliente la confirmación de la asignación de la dirección.

La configuración de información adicional
En el caso en que necesite configurar WINS y DNS, deberá proporcionar las direcciones IP de sus servidores WINS y DNS. Desde la ventana de diálogo del Administrador DHCP, seleccione Opciones DHCP. Estas opciones pueden configurarse individualmente para cada ámbito, pero la configuración global es la más utilizada. Por ejemplo, aunque usted tenga varias subredes, normalmente tendrá uno o dos servidores WINS y DNS para toda la red. Puede configurar de nuevo los valores predeterminados de cada opción, como se observa en la Pantalla 3. Seleccione la opción de la lista que aparece a la izquierda de la ventana y presione Añadir. En la mayoría de las opciones, tales como la dirección del servidor WINS, deberá utilizar la opción Editar tabla para asignar una dirección. Después de que haya configurado esta opción, DHCP trasladará la información necesaria a los ordenadores cliente. En la Pantalla 3, reproducimos la configuración de las opciones más comunes (en las que hemos utilizado Añadir para seleccionar las opciones y Valor para configurar cada opción). La opción 003 es el enrutador o puerta de enlace predeterminado, la opción 006 es la dirección del servidor DNS y la opción 044 es el servidor WINS. Si configura la opción 044, deberá configurar también la opción 046, que especifica el tipo del nodo WINS.

Concesiones
DHCP concede las direcciones, lo que significa que asigna las direcciones por un período de tiempo limitado. Cuando ha transcurrido la mitad del período de concesión, el cliente envía un mensaje al servidor DHCP para intentar renovar la concesión. Si el servidor DHCP está disponible, le envía el cliente una renovación de la concesión. En caso contrario, el cliente vuelve a intentarlo cuando quede la mitad del tiempo restante en la concesión y así sucesivamente. En el caso de una concesión de tres días (72 horas), el cliente intentará renovar a las 36 horas, después a las 54 horas y a las 63 horas. Finalmente, el cliente intentará una difusión para encontrar otro servidor DHCP. Si el cliente no encuentra un servidor antes de que la concesión expire, el ordenador no podrá continuar ejecutando TCP/IP.

Siempre que un cliente esté conectado o vuelve a conectarse antes de que expire la concesión, el cliente mantiene la misma dirección IP. Pero si un cliente permite que la concesión expire (es decir, no se conecta durante el período de tiempo determinado), el servidor DHCP recupera esa dirección y la pone a disposición de otro cliente. Este proceso de recuperación de concesiones no ocurre inmediatamente después de la expiración de una concesión; a veces puede demorarse varias veces la duración de la concesión. En un entorno estable, puede otorgar una concesión por 3 ó 4 días. Esta período permite a los usuarios apagar sus ordenadores durante un fin de semana largo (un puente, por ejemplo) sin perder sus direcciones IP y deja que el servidor DHCP recupere una dirección IP en un par de días en el caso de que un ordenador sea retirado de la red. Sin embargo, si su personal del departamento de ventas comparte el espacio de oficina y utilizan sus ordenadores locales solamente algunas horas a la semana, puede configurar una concesión de solamente 4 ó 6 horas. Este método permite que DHCP tenga disponibles las direcciones IP para poderlas asignar al día siguiente. Si su red es más bien estática, puede considerar la asignación de concesiones permanentes. Sin embargo, en este caso, DHCP no recuperará las concesiones ilimitadas cuando retire ordenadores de su red.

Debido a que los procesos de solicitud de concesiones DHCP utiliza difusiones y éstas no pasan a través de los enrutadores, puede preguntarse si es necesario un servidor DHCP (lo que implica un servidor NT) en cada subred. Afortunadamente, la respuesta es negativa. Puede configurar una estación de trabajo NT como un agente relé DHCP. Solamente se necesitará una estación de trabajo para cada subred. Primero, deberá agregar el agente relé DHCP como servicio de red. A continuación, deberá configurarlo con la dirección IP del servidor DHCP. Cuando el agente relé escucha una petición DHCP, remite la petición directamente al servidor. De esta forma, actúa como mediador del cliente y el cliente recibe así la dirección IP. El servidor DHCP reconoce desde qué subred se efectuó la petición y asigna una dirección desde el ámbito correcto para esa subred.

DHCP permite fácilmente comprobar qué dirección IP tiene cada ordenador. Desde la ventana de diálogo del Administrador DHCP (el que se muestra en la Pantalla 1), seleccione Ámbito, Concesiones activas. Si desea obtener una información detallada sobre cada concesión, seleccione la concesión y presione Propiedades (o haga doble clic sobre la concesión). La Pantalla 4 muestra un listado de la red de mi oficina. El identificador único (es decir, 00400500001) es la dirección de la tarjeta de red. Puede suprimir una concesión si necesita desconectar a un usuario o eliminar la concesión de una máquina que eliminó de la red.

Ventajas del DHCP
El uso de un servidor DHCP proporciona varias ventajas. Una gran ventaja es el ahorro de tiempo, ya que el administrador no necesita desplazarse a cada sistema para configurarlo manualmente. A menudo, los nuevos ordenadores tienen el sistema operativo ya instalado. Si un ordenador se configura también como cliente DHCP, puede conectarlo con la red y permitir que el propio DHCP le asigne una dirección IP inmediatamente. El proceso de la instalación de NT le pregunta al instalador si el sistema será un cliente DHCP y configura el sistema adecuadamente. Si asigna direcciones IP manualmente, debe seguirle la pista a las direcciones que haya asignado y a las direcciones que aún están disponibles. Esta información a menudo acompaña a los administradores, pues es necesaria para la configuración de un ordenador en la oficina de un usuario. La coordinación de las direcciones se convierte en una tarea pesada si existen varios administradores de redes en su empresa. DHCP está siempre informado sobre las direcciones asignadas a los diferentes ordenadores. Si utiliza DHCP, no es necesario preocuparse por los eventuales errores al instroducir las direcciones IP o por asignaciones duplicadas de direcciones IP en varias máquinas.

La asignación inicial de direcciones IP no es la única área en la cual los administradores ahorran tiempo. DHCP también simplifica las tareas de mantenimiento. Por ejemplo, puede fácilmente trasladar un ordenador de una subred a otra. Si necesita reasignar ordenadores, puede copiar la configuración y ficheros de un ordenador antiguo a un nuevo y adjudicar el antiguo ordenador a un nuevo empleado. En el pasado, ambos ordenadores tendrían la misma dirección IP. DHCP elimina este problema y reduce las llamadas a su centro de soporte a usuarios, en caso de disponer de él.

Pero el uso del DHCP también beneficia a sus clientes. Un cliente que conecta a su red a través de un ordenador portátil no puede utilizar una dirección IP fija. Sin embargo, los clientes que usan DHCP reciben una nueva y válida dirección IP cada vez que conectan a una subred distinta.

Finalmente, el DHCP permite compartir las direcciones IP. Suponga que tiene 50 direcciones IP disponibles y un equipo de comerciales de 100 personas. Sus vendedores trabajan en la oficina solamente 1 ó 2 días a la semana; por lo tanto, solamente 30 ó 40 de sus ordenadores están conectados a la red al mismo tiempo. Cada vez que un vendedor se conecte, se le asignará una dirección IP. En el momento en que desconecte su ordenador, el sistema recuperará la concesión para así poder asignar dicha dirección IP al siguiente usuario.

Si sus usuarios móviles comparten direcciones IP, es posible que sea necesario reservar direcciones IP para dar prioridad a determinados usuarios importantes. En la ventana de diálogo del Administrador DHCP seleccione Ámbito, Agregar reservas. Dichas reservas pueden convertirse en un problema si los usuarios intercambian sus adaptadores de tarjeta de red. Las reservas no equivalen a una dirección IP fija. Una reserva le otorga a un usuario una dirección IP para conectarse a la red desde varias oficinas, aunque la dirección pueda cambiar diariamente dependiendo de la localización.

Manos a la obra
El servicio DHCP puede parecer complicado, pero el tiempo que ahorrará al simplificar la administración de su red, le compensará de sobra por el tiempo invertido en el aprendizaje de DHCP. Además, El Service Pack 4 (SP4) mejora significativamente el servicio DHCP.

Conozco una compañía que implementó el servidor DHCP y posteriormente destinó a un nuevo puesto a un empleado cuyo único trabajo había sido manejar las direcciones IP. Su tiempo está mejor aprovechado en la configuración de su software que en la configuración de direcciones IP para múltiples ordenadores.


Illustration of a keyboard and building; 240 pixels wide